DONDE NOS ENCONTRAMOS

Algatocín se extienden de este a oeste a lomos de la sierra que separa los ríos Genal y Guadiaro. Su peculiar estructura urbana, herencia de los pueblos bereberes que dieron origen a la villa, se escalona adaptándose al empinado terreno dando la blanca pincelada de sus casas sobre el verde de castaños, encinas y alcornoques.

Sus calles empinadas, estrechas y sinuosas; casas dieciochescas con sus fachadas porticadas y escudos heráldicos. Como seña de identidad se levanta sobre el pueblo la iglesia de Ntra. Sra. del Rosario, coronada por un brillante casquete de mosaicos azules. Su entorno natural es ideal para realizar escursiones a través de las varias rutas que existen, entre ellas la ruta de la Ermita. Asimismo encontrará establecimientos de turismo rural en los que descansar tras esta jornada de excursión.